Los pequeños infartos cerebrales, ¿son propios de la enfermedad?

Estás aquí: