Enfermedad de Alzheimer y ejercicio físico

KA_BLOG_620x200_ejerciciofisico

El deterioro cognitivo supone un problema de salud pública extraordinariamente frecuente en la población general. La enfermedad de Alzheimer (EA), así como el resto de las demencias, han visto un incremento de su prevalencia de forma paralela al de la esperanza de vida. Se estima que para el año 2040, 10 millones de personas en Europa vivirán con demencia, y la cifra ascenderá a 14 millones en el 2050. Las estrategias de prevención son fundamentales a la hora de retrasar, e incluso evitar, el inicio de la fase clínica que denominamos demencia, en la que el individuo pierde su autonomía funcional.

Actividad: Estimulación funcional

Dificultad: Leve

Descripción: La función motriz también se ve afectada en las personas con enfermedad de Alzheimer, aunque persiste durante mucho tiempo. Por este motivo, los ejercicios físicos y los movimientos son esenciales para preservar el mayor tiempo posible estas capacidades. Al mismo tiempo pueden permitir una canalización de la energía que a veces se manifiesta por un estado de agitación o deambulación.