Delirios, alucinaciones y enfermedad de Alzheimer

Delirios y alucinaciones en el Alzheimer

 

Debido a los cambios que se producen en el cerebro, las personas con demencia tipo Alzheimer pueden tener alucinaciones o delirios. La demencia puede afectar a la manera en que una persona percibe el mundo. Puede que una persona con demencia piense que pueda ver u oír algo que no está allí, o que crea algo que es falso en realidad. También pueden ser desencadenados por infecciones u otras enfermedades médicas, déficits nutricionales o toma de determinados fármacos.

Recursos para ayudar a cuidar mejor al enfermo en fase moderada

Pregunta al experto en Cuidadores y familiares de Alzheimer

Mi madre tiene 69 años y tiene Alzheimer, mi padre tiene 68 trabaja y la cuida. Él está muy enojado con la enfermedad y no acepta lo que pasa con mi madre. Desde hace 2 meses mi madre está enojada con mi padre. Él la quiere besar y ella se quita espantada y se pelean por cualquier cosa. No sé cómo ayudar. ¿En qué momento se contrata a una cuidadora que la oriente en vestirse, lavarse y su aseo personal? Mi madre lleva 5 años de que la diagnosticaron, pero de octubre 2017 a la fecha siento que ha avanzado más y se le empiezan a olvidar más cosas. Ella pasa la mayoría del día sola puesto que mi papa trabaja.

 

La gestión de las emociones del cuidador principal de una persona con Alzheimer

gestion-de-las-emociones-del-cuidador-de-alzheimer

Emociones en el cuidador de Alzheimer

La familia y el cuidador principal de una persona enferma de Alzheimer experimentan un sinfín de emociones que, en ocasiones, son difíciles de descifrar. Hablar de gestión emocional es acercarse a ellas de un modo amoroso y tratarlas como una importante fuente de información para el cuidador. Gestionar no es controlar, no es reprimir, no es rechazar.

Síndrome del cuidador quemado

Alzheimer Sobrecarga burn out

Los síntomas de alarma son:

  • Síntomas emocionales: ansiedad, depresión, irritación contra otros, manías obsesivas y conductas recurrentes, culpabilidad, hipocondría, entre otros.
  • Síntomas psicosomáticos: insomnio, anorexia, taquicardia, dolores varios, acidez, mareos, fatiga crónica, alopecia.
  • Mayor facilidad para contraer enfermedades orgánicas.
  • Problemas de conducta: pérdida de autocuidados, aislamiento, pérdida de amistades e incluso de trabajo, abandono del cuidado a otros miembros de la familia.
  • Se puede llegar al llamado síndrome de burn-out o del cuidador quemado, en el que el cuidador ha agotado sus reservas psicofísicas y se encuentra desmotivado y abúlico, desbordado por la situación,sin capacidad para enfrentarse a los problemas, con comportamientos deshumanizantes y síntomas de despersonalización.