¿Puede ser consecuencia de la EA el alarmante adelgazamiento que últimamente vemos que se va produciendo? ¿Sus lamentaciones son propias de la enfermedad?

Estás aquí: