Carta de una madre a su hija, reflexión

 
Mi querida hija, el día que me veas vieja, te pido por favor que tengas paciencia, pero sobre todo trata de entenderme. Si cuando hablamos, repito lo mismo mil veces, no me interrumpas para decirme “eso ya me lo contaste” solamente escúchame por favor.
Y recordar los tiempos en que eras niña y yo te leía la misma historia, noche tras noche hasta que te quedabas dormida.

Carta de una hija para su madre

KA_BLOG_900x200_cartahijaasumadre
Mi madre falleció después de haber padecido Alzheimer hace ya muchos años, pero les quería acercar una carta que la acompañó en su proceso porque a ella le hizo muy bien. En varias oportunidades, cuando se encontraba triste, se iba a su cuarto y la encontraba sonriendo mientras la releía. También le servía para que recordara, aunque sea momentaneamente, los nombres de quienes la cuidábamos. Le imprimí varias copias y las ponía en lugares que le fueran fáciles.
Capaz que le sirve a alguien más. Es obvio que está escrita con nombres muy personales, pero la idea es que sirva de base para cada familia en particular.