Mural del Recuerdo: Recuerdos Olvidados

KA_imagen_blog_narracion_recuerdos

Amalia esbozó una sonrisa, diminuta, imperceptible. Tan imperceptible que su rostro ni siquiera exteriorizó un guiño.

Su cabeza, algo sesgada, estribaba en unos hombros enflaquecidos y sin fuerzas. Sus manos residían alineadas lánguidamente entre sus piernas. Diariamente la sentaban allí, diariamente, los rayos del sol acariciaban su frágil y surcado cuerpo como una madre haría con su hijo.A ella le gustaba sentir su contacto, su calor, sus caricias, y sencillamente se dejaba abrazar.

La Gran Ola

Cuando el olvido no sólo se llevó la mitad. La gran ola azotó con fuerza la orilla y se lo llevó todo a su paso. En su recorrido de vuelta al mar borró todos los recuerdos, como desaparece el mensaje de amor que escribieron, en la arena, al amanecer los enamorados. Inicie mi camino turbada, perdida, hasta que la luz del sol se reflejó en ese mar de nácar blanco formado por mil y trocito de lo que en otro tiempo fueron criaturas del mar y todo brilló de nuevo.

El dibujo de mi madre

dibujo_alzheimer_miguel

Al ver este dibujo todos pensamos que es de un niño pequeño que empieza a hacer garabatos. Para mí es muy especial porque lo hizo mi madre hace unos meses con 83 años, poco antes de que se le olvidara escribir o incluso coger un lápiz para colorear dibujos infantiles, ella que era maestra y me enseñó a leer y a escribir antes de ir a la escuela.

Carta de una mujer a su esposo

KA_BLOG_900x200_blog_comovivioalzheimer

Mi esposo fue diagnosticado de demencia cognitiva mixta en 2013 a los 80 años.

«Tu mirada de persona inteligente, brillante, de hombre alegre y lleno de vida empezó a cambiar. Comenzó a irse el brillo de tus ojos que se van llenando como de agüita y tus olvidos se fueron haciendo cada día más rápidos. Ya no te alcanzas a acordar lo que hiciste un rato antes, o de la mañana a la tarde o de un día para otro. Un día me preguntaste cuántos hijos habíamos tenido.