La memoria emocional es lo último que se pierde

Estás aquí: