Mantener activa una persona con demencia

¿Cómo hacer que se mantenga activa una persona con demencia?

Mantenerse activo incluye fomentar el contacto con otras personas, hacer actividades agradables (probar actividades nuevas es especialmente estimulante), hacer ejercicio físico, comer de forma saludable, evitar hábitos tóxicos como fumar o beber alcohol… Los consejos para mantenerse activo son útiles para todo tipo de persona y se habla mucho de la importancia de estar activo…

farmacos anticolinergicos y riesgo de demencia

Uso de farmacos anticolinergicos y riesgo de demencia

En personas de edad avanzada, ¿el uso de fármacos anticolinérgicos puede aumentar el riesgo de demencia? Tradicionalmente, el uso de fármacos anticolinérgicos se ha asociado a alteraciones cognitivas en persona de edad avanzada. El tema es algo controvertido, pues tenemos que analizar primero el tipo de fármaco anticolinérgico y también la duración y el nivel…

Demencia avanzada

La demencia avanzada: identificación y cuidados paliativos precoces

¿Realiza el médico de Atención Primaria un abordaje eficaz de la demencia avanzada? Identificación precoz de poblaciones de riesgo con demencia avanzada   ¿Qué es la demencia? La demencia es un síndrome de naturaleza progresiva causado por una variedad de enfermedades cerebrales que afectan a la memoria, el pensamiento, el comportamiento y la habilidad de…

¿Puedo saber hoy en día si voy a desarrollar Alzheimer antes incluso de tener síntomas?

prevenir el alzheimer

 

¿Se puede prevenir el Alzheimer?

La posibilidad de diagnósticos preclínicos, es decir, antes de desarrollar los síntomas de la enfermedad de Alzheimer, debe ser enmarcada a día de hoy dentro del ámbito de la investigación. Y ello, por una razón muy simple: no existen aún tratamientos verdaderamente eficaces y los procedimientos diagnósticos están por estandarizar; por consiguiente, debemos ser cautos.

La estimulación cognitiva en la enfermedad de Alzheimer

Estimulación cognitiva en el Alzheimer

 

La estimulación cognitiva es uno de los tratamientos no farmacológicos de la enfermedad de Alzheimer más demandado por los profesionales y los afectados. Si la característica principal de la enfermedad es un deterioro de las funciones cognitivas que afecta al normal funcionamiento de la persona en sus áreas laboral, social, familiar, de ocio, etc., parece lógico que las actividades que entrenen la memoria, la concentración, el cálculo, e lenguaje, la resolución de problemas, etc., mejoran la calidad de vida de los pacientes y de sus familias.