Delirios, alucinaciones y enfermedad de Alzheimer

Delirios y alucinaciones en el Alzheimer

 

Debido a los cambios que se producen en el cerebro, las personas con demencia tipo Alzheimer pueden tener alucinaciones o delirios. La demencia puede afectar a la manera en que una persona percibe el mundo. Puede que una persona con demencia piense que pueda ver u oír algo que no está allí, o que crea algo que es falso en realidad. También pueden ser desencadenados por infecciones u otras enfermedades médicas, déficits nutricionales o toma de determinados fármacos.

Anestesia y riesgo de demencia en la enfermedad de Alzheimer

¿Podría la anestesia general aumentar el riesgo a medio y largo plazo de la enfermedad de Alzheimer y otras demencias? Los anestésicos inhalatorios son muy liposolubles y acceden rápidamente al cerebro en alta concentración; actúan sobre receptores y canales iónicos, afectando no solo a la conciencia, también a la hemodinámica, la regulación de la temperatura y la función inmunológica. Por ello, algunos autores han propuesto la hipótesis de que la anestesia general puede contribuir a la patogénesis de enfermedades neurodegenerativas.

Ansiedad en la enfermedad de Alzheimer

Ansiedad en la enfermedad de Alzheimer

La ansiedad es un estado afectivo con sensación de aprensión que se acompaña de activación del sistema nervioso autónomo. Actúa como mecanismo de alerta y adaptación ante situaciones amenazantes para la integridad del individuo. Sus manifestaciones tienen varios componentes: somático (síntomas vegetativos), cognitivo (nerviosismo, percepción de malestar) y motor (temblor).

Trastornos del sueño en la enfermedad de Alzheimer

trastornos del sueño y alzheimerA lo largo de la vida, la estructura del sueño se modifica. Los pacientes ancianos tardan más tiempo en dormirse y se despiertan más fácilmente, tienen frecuentes despertares por la noche y a primera hora de la mañana, y tienden a dormir siestas durante el día. Estos cambios pueden ocasionar menor nivel de alerta y excesiva tendencia a dormir durante el día, cambios de humor y aumento del riesgo de caídas.