brecha digital en personas mayores con demencia

Teléfonos móviles y personas con demencia: aspectos a tener en cuenta

Actualmente la tecnología está integrada en nuestras vidas: cada vez más la utilizamos para nuestras actividades diarias, como por ejemplo pagar un impuesto mediante el cajero automático o hacer una compra por internet.

El objetivo de muchos de estos avances es el de mejorar nuestra calidad de vida, de forma que en estos últimos años su uso se ha extendido de forma exponencial. Tanto es así, que hoy en día es difícil encontrar un adulto joven que todavía no tenga un smartphone o una tablet.

Resistencia y resiliencia a la enfermedad de Alzheimer

Hay 2 conceptos que se dan en las enfermedades neurodegenerativas: resistencia y resiliencia. Por resistencia se entiende la ausencia de enfermedad en el cerebro. Por resiliencia se entiende la capacidad que tenemos de amoldarnos a la presencia de enfermedad sin que presentemos un deterioro cognitivo. Este último concepto tiene que ver con la reserva cognitiva y con las observaciones de la poca correlación que existe entre la carga lesional presente en un cerebro determinado y el grado de deterioro cognitivo (hay personas que tienen alteraciones patológicas cerebrales y, sin embargo, apenas tienen deterioro).

unidad de psicogeriatria

Los ingresos temporales: las estancias temporales de respiro familiar y las unidades psicogeriátricas

Es frecuente que ante la progresión de la demencia se incremente la dependencia y la necesidad de cuidados, siendo éstos cada vez más complejos y de gran intensidad. Asimismo, los recursos especializados y de apoyo a la familia pueden ser fundamentales en etapas avanzadas de la enfermedad, presentando muchos cuidadores síntomas de mayor sobrecarga emocional y de cansancio físico.

aseo diario en enfermos de alzheimer

¿Qué productos podemos utilizar en el cuidado diario de enfermos de Alzheimer?

Si ya en otro post se ha hablado sobre la higiene y aseo personal del enfermo de Alzheimer, aquí se tratarán los productos que pueden ser utilizados en los cuidados diarios.

Lo primero de todo es tener en cuenta que los ancianos, en general, tienen un porcentaje mucho menor de agua corporal, lo que se aplica también a la piel y a las mucosas. Por ello, los productos que se vayan a utilizar deben estar enfocados a hidratar, evitando aquellos que resequen o dañen la piel.