La comunicación con la persona enferma de Alzheimer

La expresión facial y el lenguaje corporal (comunicación no verbal) pueden comunicarnos cómo se sienten las personas y actúan como una ventana de observación del estado emocional. Debemos recordar que las personas con demencia también leen nuestro lenguaje corporal y nuestras expresiones faciales. Por lo tanto, debemos intentar un acercamiento tranquilo, dado que la agitación, el nerviosismo o las muestras de frustración por nuestra parte pueden ser reconocidas por las personas, pueden incomodarlas y asustarlas desencadenando agitación, oposicionismo y agresividad. La percepción de confianza y seguridad ayudarán a tranquilizar a la persona con demencia.