Exploraciones preventivas en la enfermedad de Alzheimer

prevencion_enfermedad_alzheimer

A menudo, los pacientes nos preguntan: “¿qué puedo hacer doctora, a nivel de pruebas diagnósticas, para “poder prevenir” la aparición de la enfermedad de Alzheimer?”

 

Es una pregunta trampa. Ya hemos hablado en otros posts de este blog sobre la prevención de la enfermedad de Alzheimer y la conclusión muy breve sería que, desde un punto de vista farmacológico, no existen medicamentos que lo hagan, y desde un punto de vista no farmacológico, las estrategias como la dieta mediterránea, el ejercicio físico o la estimulación cognitiva son aconsejables pero no 100% preventivas de la aparición de la enfermedad. Por tanto, englobar en la misma frase “pruebas” y “preventivas”, es poco acertado. Por el contrario, “¿qué pruebas puedo realizarme para saber si soy susceptible de desarrollar la enfermedad y, por consiguiente, implementar todas las estrategias de que disponemos, a pesar de que no sean infalibles?” sí sería la pregunta oportuna.

¿Juega la nutrición un papel importante en la prevención de la progresión de la enfermedad de Alzheimer?

nutricion-y-alzheimer

Cada vez hay más evidencias que relacionan una alimentación sana, las actividades que estimulen la cognición y las constantes actividades físicas con una reducción del riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer (EA). Por el contrario, la diabetes, fumar y los estados depresivos se asocian al aumento de la progresión de la enfermedad de Alzheimer.